Tips de crédito y casas

TIPS DE CRÉDITO Y CASA



Analiza tu situación financiera y tus necesidades de vivienda.

Lo más importante para poder formar un patrimonio es saber manejar tu dinero. Es muy importante que tengas muy claro cuánto ganas (es decir cuáles son tus ingresos) y sobre todo cuánto y en qué gastas, (cuáles son tus egresos) ya sea al mes o al año. Entre más conozcas y controles tu situación financiera actual, más fácil te será hacer planes a futuro para que logres el objetivo de adquirir una casa propia.

Antes de adquirir cualquier compromiso financiero procura elaborar un Presupuesto Familiar, éste te va a permitir identificar cuánto dinero te sobra o te falta para cubrir tus necesidades y las de tu familia. Así vas a poder saber cuánto dinero puedes destinar para el pago de un crédito hipotecario de una manera realista y sin que te ahorques con los gastos.

Procura crearte el hábito del ahorro, pues en el tema de vivienda es una herramienta que te puede ser de gran utilidad para que te sea más fácil adquirir tu casa propia.

Resulta muy útil tener claras cuáles son tus necesidades de vivienda, tanto en el momento presente como en el futuro, dependiendo de la etapa de vida en que te encuentres. Identifica bien qué características debe tener la casa que estás necesitando: desde el número de recámaras y de baños, la ubicación que te conviene, cercanía con escuelas y trabajo, hasta la accesibilidad del desarrollo, etc.

Ya que tengas clara tu situación financiera y tus necesidades de vivienda ahora sí, selecciona la casa y el crédito que más se adapte a tus necesidades y posibilidades. Recuerda que siempre es bueno comparar entre varias opciones.

Tips para elegir CRÉDITO

Deberás tener en cuenta qué tipo de financiamiento vas a elegir y en qué institución financiera lo vas a contratar. Esto va a depender de tu situación laboral y económica actual, es decir, si cotizas al Infonavit o al Fovissste, si eres o no asalariado, si puedes o no comprobar tus gastos, etc. Existe un sinfín de opciones, lo importante es identificar la que más te convenga.

Compara las diferentes condiciones de crédito que te ofrece cada institución financiera a la que tienes acceso, tales como: requisitos, tasas de interés, comisiones, seguros, plazos, etc.

Cuando hagas tus cuentas incluye los diferentes gastos que se originan al adquirir un crédito hipotecario, tales como: el avalúo, los Impuestos y Derechos, así como la posibilidad de un estudio socioeconómico, y una comisión de apertura.

Desconfía de las empresas que ofrecen créditos fáciles, sin requisitos, sin firmar papeles o bien, sin enganche, pues puede resultar riesgoso, con la posibilidad de que puedas perder todo lo que inviertas.

Nunca adquieras un crédito por una cantidad mayor de la que puedas pagar mensualmente, sin que consideres y analices antes tu presupuesto familiar. Procura conservar cierta libertad financiera para hacer frente a imprevistos.

Elige el plazo que más se acomode a tus posibilidades de pago. Recuerda que a mayor plazo de crédito, contarás con una tasa de interés más baja, pero pagarás intereses durante más tiempo, por lo que quizá la cantidad total de pago por concepto de intereses será mayor que en los plazos más cortos. A menor plazo de crédito, la tasa de interés será más alta. Es importante que consideres tu situación financiera y tomes esta decisión de acuerdo a lo que más te conviene.

Acércate a tu asesor certificado, él te podrá orientar sobre el esquema de crédito que más se adapte a lo que necesitas. Recuerda que en las desarrolladoras o fraccionamientos también podrás recibir orientación sobre el tipo de crédito y la institución financiera que más te convenga, además de que te apoyarán en la tramitación del mismo.

Tips para elegir CASA

Compara entre varias opciones y evalúa las ventajas y desventajas que te ofrece cada una en función de tus necesidades de vivienda.

siempre visítala, de preferencia a diferentes horas del día, para que así conozcas bien la zona y verifiques el ambiente del entorno

También es útil consultar con los vecinos de la zona, pues ellos te pueden brindar información importante sobre el desarrollo y sobre la calidad de las casas.

Cuando preguntes sobre tu casa aclara siempre todas las condiciones de compra, tales como el precio total, el tiempo de entrega, garantías, seguros, etc.

Toma en cuenta que una casa con posibilidades de crecimiento te brinda la oportunidad de generar más espacios habitables que se adapten a tus posibles necesidades en un futuro.

Elige libremente la casa que deseas comprar. Ninguna entidad financiera o institución que te otorgue crédito deberá condicionarlo en función de que elijas una determinada casa o desarrollo. Recuerda, tú siempre elijes: tanto la casa, como el crédito que más te convengan.

Tramitando el Crédito y la Adquisición de tu Casa

Si ya elegiste la casa que quieres y el crédito con el que la vas a obtener, sólo queda realizar los trámites correspondientes para adquirirla. Dependiendo de la institución financiera y de la desarrolladora dichos trámites pueden ser ágiles, o bien, llevarse cierto tiempo por lo que es importante que le des seguimiento a tu tramitación.

Antes de firmar cualquier documento, incluyendo las escrituras de tu casa, lee todos los puntos y si te surge alguna duda durante la lectura, no dudes en consultarla ya sea con la institución financiera, con tu asesor certificado o bien, con el abogado de la notaría.

Si aportas un enganche, ten en cuenta que esa cantidad debe formar parte del precio total de la casa y que se debe mencione en las escrituras que firmes.

Asegúrate de que el avalúo de tu casa sea realizado y emitido por una persona o por una unidad de valuación certificada por la autoridad correspondiente. No aceptes avalúos de casas que no estén terminadas.

Antes de comprar tu casa y de firmar las escrituras, verifica que se encuentre completamente terminada y que cuente con todos los servicios.

Entrega de tu casa y Conservación de tu Patrimonio

En el momento en que te entreguen tu casa revísala detalladamente. Cerciórate de que las instalaciones de agua, luz, gas, desagüe pluvial y drenaje funcionen adecuadamente. Revisa que la estructura (muros, vigas, columnas, etc.) se encuentren en buen estado y que no tengan rastros de humedad. Y finalmente, fíjate que las puertas y ventanas funcionen correctamente.

Diversas desarrolladoras de vivienda suelen ofrecer una garantía, en caso de que la casa presente fallos o desperfectos al poco tiempo de haber sido entregadas. Revísala a detalle durante el primer mes en que la habites y procura darle seguimiento a los desperfectos que pudiera presentar.

Posteriormente a la duración de la garantía, si tu casa presenta alguna falla o daño, no lo dejes para después. Procura arreglarlo en cuanto te sea posible, pues si dejas que transcurra el tiempo puede ir empeorando y a la larga te será más difícil arreglarlo.

Recuerda que un mantenimiento periódico de tu casa te permitirá conservarla mejor y durante más tiempo, de manera que estarás protegiendo el valor de la casa, y de tu patrimonio.

No olvides que ahora que eres propietario será tu responsabilidad el pago del impuesto predial de tu inmueble. Gracias a este pago estarás contribuyendo a que nos construyan calles, alumbrado y servicios básicos.

El mantenimiento de tu inversión, no se limita sólo a tu casa, sino también al entorno en el que vives. Por eso es importante que entre los vecinos o condóminos de tu comunidad lleguen a acuerdos sobre cómo preservar y mantener en buen estado el fraccionamiento o desarrollo donde viven. Las cuotas de mantenimiento son una herramienta para este fin, y también les permitirán regular el pago de servicios como alumbrado, limpieza, jardinería o vigilancia. Procura mantenerte al corriente en tus pagos para tu inversión no se devalúe y vivas en armonía con tu desarrollo.
 
Decálogo para elegir tu Casa y Crédito ideal:

10 sencillos pasos que te facilitarán las cosas.

  1. Elabora un Presupuesto  para determinar la mensualidad  que puedes pagar cómodamente por  tu casa.
  2. Conoce las distintas Opciones de crédito  que tienes al alcance, para elegir tu crédito ideal.
  3. Precalifícate para saber el Monto de Crédito que puedes obtener. Verifica que la mensualidad que tendrías que pagar, sea acorde a la que estableciste en tu presupuesto.
  4. Al Monto de Crédito, réstale los gastos y súmale tu ahorro, para calcular la cantidad neta aproximada que tendrías para comprarte tu casa. (Capacidad de compra.)
  5. Elabora la lista de cosas que no te gustaría de una casa (lo que deseas evitar) y por ende, del otro lado de la lista podrás determinar lo que si te gusta y quieres tener de tu casa.
  6. A tu lista, aplícale prioridades (De un lado 1 Es lo que quiero evitar a toda costa y del otro el 1 es lo que requiero de la casa)
  7. Conociendo tu Capacidad de Compra y tomando en cuenta tus prioridades,  busca las Opciones de casa que se adecuen a tu situación. A veces no podemos cumplir todas nuestras prioridades, así que seamos flexibles, pero cuando menos tratemos de cumplir con las 2 primeras cosas que deseamos.
  8. Visita las casas que más se adecuaron al criterio de búsqueda.
  9. Consulta con tu asesor inmobiliario todas tus dudas sobre el crédito y sobre la casa, antes de decidir.
  10. Elije tu mejor opción y… ¡estrena casa!